Síntomas de una herida infectada

Si una herida no se trata correctamente, puede infectarse si los microorganismos entran a través de ella al organismo. ¿Cómo saber si una herida está infectada?

Una infección en una herida se produce cuando hay una respuesta inflamatoria del huésped al daño provocado por la multiplicación de los microorganismos. Una herida infectada, en general, se puede reconocer porque presenta: exudado de mal olor, enrojecimiento e inflamación de los bordes de la herida, calor local, dolor y enlentecimiento en la cicatrización.
 

Si la infección avanza probablemente aparecerán la fiebre, el malestar general y el pus. En este caso, es muy importante acudir a un especialista porque se puede necesitar la ayuda de antibióticos.
 

Las heridas con más riesgo de infección son úlceras profundas, quemaduras o heridas por mordeduras. Tampoco debemos minimizar una herida superficial porque si no es tratada de forma adecuada también tiene un alto riesgo de infección.

 

Compártelo